Archivos de la categoría Un cabecero para tu cama

Otro concepto de cabezales de cama

El dormitorio ha evolucionado a lo largo de la historia, desde no existir como espacio independiente, a ser el lugar de recepción y reunión en la Edad Media, hasta ser un espacio multifuncional donde dormimos, leemos, vemos la televisión, usamos un portátil o hacemos ejercicio en una bicicleta estática.

En el Renacimiento una nueva y próspera clase media cambia la redistribución de la casa, el salón pierde su importancia a favor de las estancias dedicadas al descanso, afloran los tapices, por su función aislante y su valor decorativo y las antiguas cortinas colgadas del techo cambian por testeros que hacen que la cama pase de ser un elemento arquitectónico a uno independiente que puede vestirse con suntuosos bordados.

Después el ebanista reemplaza al tapicero y convierte la cama en un mueble que se decora, y con la  Revolución Industrial se pasa de la cama artesanal de cuatro columnas a la cama baja hecha mecánicamente, se libera de los cortinajes y se dota de ropa de cama.

Más recientemente, la proliferación de bloques de pisos, la reducción del tamaño de las habitaciones, los cambios sociales propician un nuevo concepto de casa basado en la simplificación y la ligereza.

Puertas correderas, espacios multifuncionales diferenciados por colores, armarios empotrados… nuevas ideas a favor de la sencillez y la funcionalidad, y ¿la cama?, un somier y un colchón cubren las necesidades de confort, ya no se precisa de un mueble más sofisticado que nada aporta a la funcionalidad del dormitorio.

Como vestigios de una idea antigua de dormitorio han quedado los cabeceros que se apoyan en el suelo y no forman parte constitutiva de la cama, reminiscencia de las que hacía el ebanista.

El cabecero de cama es un elemento a redescubrir, nuevo en cuanto a que ahora es independiente y cumple una función decorativa similar a la de un cuadro, una escultura o una fotografía, con la característica, de que ha de servir para el apoyo de la espalda y poder limpiarse, funciones que hoy en día son perfectamente factibles.

otro-concepto

Un cabecero para tu dormitorio

limbo-blog

No siempre damos al dormitorio la importancia que tiene, es el lugar donde pasamos un tercio de nuestra vida, donde “recargamos pilas” para afrontar cada día, donde vivimos con más intensidad nuestra intimidad, el lugar desde donde proyectamos nuestros sueños y donde nos refugiamos y convalecemos.

Decidir qué cabecero queremos para nuestro dormitorio no suele se tarea fácil, y además lo solemos dejar para el final, el colchón, somier, mesillas, armario, colcha, cortinas… todo parece ser más útil, tener prioridad antes que buscar un cabecero.

Pero el cabecero es una pieza muy importante para crear el ambiente y transmitir las sensaciones que mejor nos hacen sentir, y siendo un elemento tan personal encontramos que no hay tantos diseños con los que nos podamos identificar.

Si quieres tener un dormitorio diferente, tanto como tú te puedas sentir, aquí te vamos a proponer algunas ideas.